Sábado , 20 octubre 2018
Noticias Destacadas

Miguel Fleta. El hombre y el mito

El IAACC Pablo Serrano acoge una exposición sobre la vida y obra del gran tenor aragonés Miguel Fleta con motivo del 80 aniversario de su muerte. Miguel Fleta nacido en 1897 en Albalate de Cinca, Huesca, de origen humilde, ya desde niño dio muestras de una voz sin igual. Comenzó a cantar en el campo y en el café que regentaba su padre sin imaginar todavía, que estaba llamado a ser el tenor más importante de su época. Y que en pocos años llenaría teatros y plazas de toros en España, Europa y América.

En 1917 se presentó al Certamen Oficial de Jota de la mano de Miguel Asso y aunque no ganó, aquí comenzó una carrera que ya sería imparable. Se trasladó a Barcelona donde estudió en el Conservatorio del Liceo mientras trabajaba en el puerto acarreando fardos. Allí su maestra Luisa Pierrick que más tarde se convertiría en su compañera y madre de sus dos primeros hijos, le enseñó la técnica de canto que le haría único, lo formó en idiomas y lo instruyó en comportamiento social. Ella le proporcionó las bases para convertirse en el gran tenor de éxito internacional que fue.

En 1922 llegó a Madrid para debutar en el Teatro Real con una Carmen que hizo historia. Comenzó con un teatro a medio aforo, que se fue llenando a lo largo de la noche por el rumor de la genial actuación de Don José. Como si de un torero se tratase fue sacado a hombros por la calle Arenal hasta su hotel en la Puerta del Sol. Fleta había entrado en España por la puerta grande. Había nacido el mito.

FletaSería en esos años cuando la zarzuela en pleno apogeo contó con la voz de Miguel Fleta. Algunas composiciones de zarzuelas fueron pensadas para él. José Serrano le compuso La triunfadora y Fleta estrenó esta romanza que luego se incorporó a Los de Aragón; Federico Moreno Torroba también pensó en Miguel para el papel de Javier de Luisa Fernanda, escribiendo para él la romanza Cuando se enciende el lucero que solamente él ha grabado hasta la fecha.

Afortunadamente se conservan un centenar de registros, incluyendo fragmentos de ópera, romanzas de zarzuela y canciones populares donde podemos admirar la gran voz del tenor aragonés. Cosechó una fortuna extraordinaria ya que sus grabaciones se convirtieron en éxito de ventas: por ejemplo, su versión del ¡Ay, ay, ay! vendió cien mil ejemplares el mismo año de su edición.

Probablemente hoy en día nos cueste entender la fama que llegó a alcanzar, como si de un futbolista actual se tratase. Algo que en ese momento solo estaba al alcance de los toreros. Fleta con un indudable don de gentes se codeó con reyes, fue amigo de Alfonso XIII, ministros y con lo más granado de la vida social, cultural y política de todos los países donde actúo, sin olvidar nunca su origen modesto. Aparecía en los diarios, en las páginas de sociedad, en revistas musicales y cinematográficas e incluso apareció en campañas publicitarias.

Tanta era la popularidad de Miguel Fleta que cuando en 1927 se casó con Carmen Mirat en Salamanca, su boda fue recogida por la prensa como si de un acontecimiento nacional se tratase. Se llegó incluso a filmar una película que ya no se conserva. La comitiva nupcial que acompañaba a los novios constaba de ochenta vehículos y por las calles de la ciudad había unos 6000 ciudadanos esperando para ver al gran tenor.

RigolettoLa lista de reconocimientos que Fleta llegó a cosechar es larga: Cruz de Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII, Oficial de Instrucción Pública de Francia, Caballero de la Real Orden de Isabel la Católica, Hijo Adoptivo de Zaragoza, Medalla de plata de la Asociación de la Prensa de Madrid, Socio honorario del Círculo Alto Aragonés, Socio de Honor del Sindicato Profesional de Periodistas.

Fleta falleció en 1938 en La Coruña, como consecuencia de un ataque de uremia. La Diputación Provincial de Zaragoza en 1941 gestionó el traslado de sus restos al cementerio de Torrero de Zaragoza, donde primero se instalaron en un nicho provisional, y posteriormente en el vigésimo primer aniversario de su muerte se trasladaron a un mausoleo definitivo.

La exposición permanecerá abierta al público en el IAACC Pablo Serrano hasta el próximo 14 de octubre en horario de martes a sábado de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00. Domingos y festivos de 10.00 a 14.00. Lunes cerrado.

Acerca de Gemma Colás Blasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top