Lunes , 11 diciembre 2017
Noticias Destacadas

Orús. La búsqueda de la luz. Retrospectiva 1950 – 2014

Las salas del Palacio de Sástago acogen una exposición antológica en la que se repasa de manera retrospectiva toda la trayectoria de José Orús, con obras pertenecientes a la Diputación Provincial de Zaragoza, el Ayuntamiento de Zaragoza, el Museo Orús de Utebo (Zaragoza), así como a diversas colecciones privadas. La muestra, organizada por la Diputación Provincial de Zaragoza, reúne obras de 1950 a 2014, muchas inéditas.

José Orús Fernández nace el 21 de diciembre de 1931 en Zaragoza. Se educa en el colegio de los padres Escolapios, muy próximo a su domicilio, y continúa sus estudios en el Santo Tomás de Aquino, considerado el más liberal de Zaragoza, colegio fundado y dirigido por la familia Labordeta. De aquí nace su amistad con Miguel Labordeta, que continuará hasta la muerte del poeta. Desde joven, Orús había tenido interés por la música y la lectura, especialmente por los clásicos, así como inquietudes culturales: se había iniciado en poesía, pintura, escultura, hasta música, para la que decía que carecía de oído. Es asiduo a las tertulias y peñas que reúnen a poetas, pintores, escultores, escritores, médicos, cineastas, periodistas: café Niké, café Sique, cervecería Baviera y Los Espumosos. Entre 1947 y 1949 compagina la pintura con la poesía. Llegó a recopilar dos poemarios pero fue la pintura la que pesó más en su interés y decidió enterrar para siempre su labor poética.

En 1950 realizó su primera exposición en la Galería de los Siete de Valencia, con la que inauguró su carrera artística. Orús inició su producción con un breve período expresionista, marcada por las continuas alusiones oníricas a la naturaleza. La década de los cincuenta supuso para Orús el acercamiento al informalismo, paralelo a la obra realizada por los pintores franceses encabezados por Jean Dubuffet. En este período destruyó el dibujo en beneficio de la materia; su técnica se cimentó sobre los pigmentos terrosos, acercándose así al informalismo francés. A lo largo de la década, la pintura de Orús fue evolucionando hacia un mayor contraste en los claroscuros y en el uso del color; aumentaron las rugosidades y fue ganando terreno el uso de pigmentos óxidos y térreos, que dieron paso a los metálicos de su etapa siguiente.

La búsqueda de la luz siempre ha sido una de las premisas fundamentales en la obra de José Orús. Desde sus inicios ya se percibe un claro interés por incluir un punto focal luminoso en sus composiciones. Pero la mayor evolución se produce en sus investigaciones con luz negra, que abarcan el periodo más extenso de su trabajo, desde 1970 hasta 2014, fecha de su fallecimiento. Una etapa en la que se aprecian distintas fases, desde la intensidad tonal -como punto de partida-, a la riqueza cromática, la dualidad total del color y la permanencia en la oscuridad. En la obra de Orús son fundamentales tres ideas: luz-color-movimiento, que determinan la comprensión de su trabajo desde los años sesenta hasta su muerte.

José OrúsEn la década de 1960 Orús exhibió sus obras en los grandes certámenes internacionales. Así, en 1961 participó en la II Bienal de París; en 1964 en la XXXII Bienal de Venecia, donde logró un gran éxito; participó igualmente en el Congress Malle Fiertgaten de Berlín, Unge Sapnske Malares de Oslo, Kunstverein de Munich, Junge Spanische Maler de Viena y en la National Art Galleries of Spain de Nueva York. El éxito que acompañó a Orús durante los años sesenta le llevó a formar parte del Movimiento Artístico del Mediterráneo y a realizar importantes exposiciones en Madrid. A partir de ese momento, Orús se convirtió en un destacado representante de la vanguardia artística española y alcanzó uno de sus mejores momentos creativos.

En 1970 realizó un viaje a Estados Unidos donde le pondrán en contacto con unos laboratorios que estaban investigando sobre distintos tipos de luz ultravioleta. En septiembre muestra por primera vez sus creaciones ejecutadas con la nueva técnica. Será en la Galería Skira de Madrid. Las denominó Mundos Paralelos. El objetivo es producir la sensación de una ventana abierta al espacio que introduce al espectador en otra dimensión al someter a la obra al influjo de la luz negra. Dos visiones. Un mismo cuadro. Orús comienza a trabajar con esta teoría tomando como referencia lo que denomina colores opacos y colores luminosos.

Durante la década de 1980 los experimentos con la luz negra se acentuaron e incluyó en su obra la vibración de las masas. A lo largo de los 80, Orús mantuvo una febril actividad expositiva. En 1980 expuso en la Feria de Arte de Basilea; en 1981 en el Planetario Galileo Galilei de Buenos Aires; entre 1976 y 1993 realizó una serie de antológicas en la Lonja de Zaragoza. En los años siguientes realizó varias exposiciones más en París, Madrid, Valencia, y, finalmente, en 1998, una Exposición Antológica en la Sala Millares del Ministerio de Cultura.

La exposición permanecerá abierta al público en el Palacio de Sástago hasta el próximo 8 de enero de 2017 en horario de martes a sábado de 11 a 14 y de 18 a 21h. Domingos y festivos de 11 a 14h.

Acerca de Gemma Colás Blasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top