Lunes , 22 enero 2018
Noticias Destacadas

23 de agosto de 1498, el día que Zaragoza vio nacer y morir a un heredero a la corona

El éxito de audiencia de la recién terminada serie Isabel, ha hecho que los productores decidan aprovechar el “filón histórico” y continuar la saga dinástica de Isabel y Fernando con otra serie que tendrá por protagonista  a Carlos I de España y V de Alemania, el primer rey en el que se materializó el anhelo de sus abuelos los Reyes Católicos, de que un mismo rey ciñera sobre su cabeza las coronas de Aragón y  Castilla.

Con Carlos I se inaugura realmente la dinastía de los Habsburgo españoles, también conocidos como los Austrias, y es que aunque en Castilla el primer rey de esta dinastía fue su padre Felipe I el Hermoso, en Aragón Felipe nunca reinó, lo que por cierto hace  que en los territorios de la antigua Corona de Aragón llevemos un “Felipe de retraso”; es decir que el actual rey Felipe VI, aquí debería de ser numerado como Felipe V.

VIRGEN DE LOS REYES

Virgen de los Reyes Católicos, tabla de autor desconocido, en la que en la esquina inferior derecho podemos ver un retrato de la infanta Isabel arrodillada junto a su madre y frente a su padre y su hermano, el príncipe Juan.

Aprovechando el actual tirón televisivo, tanto de los Reyes Católicos como de sus herederos, vamos a recordar un suceso acaecido en Zaragoza en 1498, que pudo haber cambiado el rumbo de la historia uniendo  todos los reinos de la península ibérica bajo una misma corona.

El primer heredero de los Reyes Católicos fue el príncipe Juan, el único hijo varón de los cinco nacidos del matrimonio de Isabel y Fernando, tras la temprana muerte de éste acaecida en 1497 fue su hermana Isabel, la hija primogénita de los Reyes, la que se convirtió en heredera de Aragón y de Castilla. Isabel estaba en aquel momento recién casada con el rey de Portugal Manuel I el Afortunado, que era además primo hermano de su primer marido, el malogrado príncipe Alfonso de Portugal. Las crónicas de la época dicen, como también hemos podido ver en la serie, que Isabel tras quedar viuda de su primer marido quiso retirarse a una vida contemplativa y de oración, pero finalmente pudieron más sus obligaciones dinásticas como primogénita de los reyes y  la infanta volvió a casarse con el nuevo rey de Portugal para afianzar definitivamente la  alianza con Portugal.

Tras la muerte de su hermano y el posterior aborto de su cuñada Margarita de Austria, viuda del príncipe Juan, los que ya eran reyes de Portugal fueron reclamados por los Reyes Católicos para que viajaran prontamente a Castilla y Aragón, para que así pudieran ser jurados como legítimos herederos en  ambos reinos. De este modo y tras ser jurados en Castilla, Isabel y Manuel emprenden camino hacia Aragón,  y llegan a Zaragoza a mediados de 1498 para ser jurados también como herederos por las Cortes que para este motivo habían sido reunidas el Rey Fernando el Católico.

fotograma de la serie Isabel, en el que vemos a la actriz que representa a la infanta Isabel de Aragon junto a sui

Fotograma de la serie Isabel en el que vemos en primer término a los actores que representan a la infanta Isabel de Aragón y Castilla, y su esposo el rey Manuel I de Portugal.

La pareja de herederos llegó a Zaragoza acompañada por los Reyes Católicos, y establecieron su residencia temporal en el Palacio Arzobispal. La comitiva real hizo coincidir su llegada con la festividad del Corpus Christi. Ese año la procesión  del Corpus se celebró en Zaragoza con un boato extraordinario, pues con ella además de celebrar la solemnidad del Cuerpo de Cristo, fiesta importantísima en aquel momento, la ciudad daba la bienvenida a sus monarcas y a sus príncipes herederos. Fernando e Isabel no se limitaron a contemplar la procesión que partió desde la Catedral de La Seo como meros espectadores,  sino que los reyes participaron activamente en ella, portando cada uno de los monarcas uno de los varales del palio bajo el que procesionaba la custodia con el Santísimo Sacramento; siendo esta participación tan activa de los reyes en la procesión un hecho muy poco común.

fachada palacio

Fachada neoclásica del Palacio Arzobispal de Zaragoza, levantada entre 1779 y 1787, aunque muy reformado en distintas épocas, es el mismo edificio donde nació el príncipe Miguel de la Paz y murió la infanta Isabel de Aragón y Castilla.

La infanta Isabel llegó a Zaragoza embarazada de su primer hijo, el que habría de ser heredero, por vía paterna del reino de Portugal y por vía materna de los reinos de Aragón y Castilla. Tras un par de meses de estancia en nuestra ciudad el 23 de agosto Isabel se puso de parto, dando a luz un niño al que se puso el nombre de Miguel de la Paz. Horas después del parto y debido a las hemorragias sufridas durante el mismo, moría en el palacio arzobispal de Zaragoza la hija primogénita de los Reyes Católicos. A pesar de morir en nuestra ciudad, Isabel no fue enterrada en Zaragoza. Su cuerpo fue trasladado hasta el monasterio de Santa Isabel de los Reyes de la ciudad de Toledo donde fue finalmente inhumada.  La desgracia parecía estar detrás de esta familia ya que tan solo dos años después del fallecimiento de su madre, moría en Granada el príncipe Miguel de la Paz, el que hubiera unido bajo su corona a toda la península Ibérica.

Finalmente la muerte de madre e hijo hizo que la ansiada unión con Portugal no fructificara y que tras la sucesivas muertes de la reina Isabel primero, de Felipe el Hermoso después y del rey Fernando en último lugar, las Coronas de Aragón y Castilla fueran a parar a manos de Carlos I, el hijo mayor de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, dando así inicio a la dinastía de los Austrias.

 Y si la muerte de Isabel y Miguel abrió el paso a los Austrias, otra muerte también  acaecida en Zaragoza, 148 años después de la de la infanta Isabel para ser exactos, daba inicio al principio del fin de esta misma dinastía. Me estoy refiriendo a la muerte del príncipe Baltasar Carlos, de la que ya hablamos en otra ocasión, y que supuso que el heredero de Felipe IV tuviera que ser finalmente su otro hijo varón, el que pasaría a la historia como Carlos II el Hechizado. Un rey incapacitado a todas luces no solo para reinar sino también para engendrar un hijo, por lo que su muerte supuso el final de los Austrias y la llegada de una nueva dinastía de origen francés, los borbones.

Como vemos, los sucesivos reinados están siempre rodeados de una maraña de  nacimientos, bodas, muertes, etc. que según se van sucediendo van modificando el rumbo de la historia; y que pueden dar pie no solo a una sino a varias series de televisión, ya veremos hasta donde están dispuestos a llegar los productores de televisión.

 

Acerca de Ángel Luis Ibarzo Aldea

Ángel Luis Ibarzo Aldea. Colaborador/Redactor en Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia de Zaragoza. Licenciado en Historia en la Universidad de Zaragoza, con Máster en Historia Contemporánea. Cuatro años de experiencia en el sector turístico, siendo guía del Castillo de Mesones de Isuela. angelluisibarzo@ociourbanozaragoza.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top