Martes , 21 noviembre 2017
Noticias Destacadas

Pedro García Ibañez pisa con fuerza la escena artística aragonesa

Tras más de tres meses exponiendo Retratos de café y Anónimos, las ideas sobre nuevos proyectos se agolpan en la mente del artista zaragozano Pedro García Ibañez.

Se graduó en bellas artes en Vigo hace dos años y actualmente estudia ilustración en la escuela de artes y oficios de Zaragoza. Muchos habrán podido conocerle gracias a su trabajo expuesto durante tres meses en la biblioteca para Jóvenes Cubit. Quienes allí acudieran a verlo atraídos por un título sugerente, Retratos de café y Anónimos o quienes con los libros bajo el brazo, lo encontraran por casualidad, se encontrarían con dos trabajos, uno pictórico y otro fotográfico, con un nexo en común. “Aunque son distintas en cuanto a técnica, las dos tienen en común que hablan sobre el ámbito comunicativo. Sobre la forma en que se relacionan las personas entre sí, el entorno que ocupan y las relaciones a las que dan lugar” – subraya Pedro García.

Exposción Anónimos de Pedro García Ibañez

Fotografía perteneciente a la exposición Anónimos

Interesado desde siempre en la sociología y las relaciones, Pedro García Ibañez comenzó su exposición Anónimos investigando la forma en que las personas nos comunicamos a través de Internet, una comunicación en la que todos los canales comunicativos, salvo el del lenguaje escrito, han sido eliminados. “Investigar sobre esto fue para mi un cierto desengaño. Llegué a la conclusión de que expresamos mediante el uso de expresiones como jajaja o de emoticonos emociones que la mayoría de las veces no sentimos en realidad e incluso podemos llegar a no saber si esa persona con la que estamos hablando no es en realidad quien dice ser” – afirma el artista. Esta conclusión hizo que se decantara por fotografiar a personas anónimas tapando su rostro con emoticonos gigantes. “Ese emoticono muestra una emoción que no siente en realidad la persona que hay detrás y que por lo tanto, anula su identidad y lo convierte en alguien anónimo como si de un baile de máscaras se tratara.”

Pero Pedro García decidió ir más allá y dar una vuelta de tuerca a este trabajo utilizando la fotografía analógica y el revelado manual. “Me parecía muy interesante poder decir con la técnica todo lo contrario de lo que decía el mensaje. Mientras que el mensaje de la imagen hablaba de la reproducción, de sistemas digitales, códigos binarios… la técnica utilizada era todo lo contrario. Era lo analógico mostrando lo digital y me pareció una contradicción divertida

Detalle exposición Retratos de café, de Pedro García Ibañez

Interiores de cafeterías incluidos en Retratos de café

Tras Anónimos, llegó Retratos de café, su proyecto final de carrera. “Quería hablar de las cafeterías como punto de encuentro entre personas, de las relaciones que se dan entre estos lugares y los sujetos que los pueblan” Para ello empezó, como solían hacer los artistas del XIX, recorriendo cafeterías cuaderno en mano en las que encontrar a alguien que retratar. “Decidí soltarme un poquito la melena retratando gente que no supiera que estaba siendo retratada. Vi que poco a poco el retrato se iba haciendo más pequeño y las cafeterías más grandes y comprobé cómo la relación del sujeto con el espacio influía en la relación de los sujetos entre ellos” – recuerda Pedro García.

Empezó haciendo esos retratos al óleo, hasta que un pequeño accidente lo cambió todo. “Estaba pintando con un café con leche en la mesa y un vaso de agua, y por error metí el pincel en el café en vez de en el agua. Aunque la verdad es que ya llevaba un tiempo pensando en experimentar con café, en este caso fue fruto de una equivocación” Este despiste hizo que el artista continuara pintando los retratos con café soluble, como si de una acuarela se tratara. “Incluso había cafeterías que al ver lo que hacía me regalaban sobrecitos de café” – comenta entre risas el joven artista.

Durante cuatro meses retrató a personas anónimas que tomaban un café en alguna cafetería de León, Oporto, Vigo o la Coruña así como el interior de estos lugares en sus cuadernos de bocetos. Los cuales por cierto, decidió incluir en su exposición. Una tendencia muy en boga. “Es algo habitual, y no creo para nada que sea menospreciar la obra final, sino todo lo contrario. Pueden ayudar a que quien esté observando la obra logre comprenderla mucho mejor

Clausurada ya la exposición Retratos de café y Anónimos los nuevos proyectos se agolpan en la mente del artista zaragozano. Ha decidido tomarse un año sabático en el que aprovechará para viajar e inspirarse viendo museos y exposiciones pero sobre todo para preparar de forma profesional el que será su proyecto final del grado en Ilustración que está cursando. “Me gustaría demostrar a mis profesores que puedo dar más de lo que he dado estos años en el grado. He estado compaginado las clases con el trabajo y no he podido dar de mi todo lo que me hubiera gustado” Su idea, es desde luego ambiciosa. “Me gustaría poder realizar un libro-álbum infantil en óleo de unas veinte páginas que ilustrara una fábula que aunque la mayoría conocemos, nunca antes ha sido ilustrada” Su deseo es que sea un trabajo no solo para niños, sino también para adultos.

El artista Pedro García Ibañez en su exposición Retratos de café y anónimos

El artista Pedro García Ibañez

Pero esta no es la única idea que ronda la cabeza de este artista que se confiesa exigente y meticuloso con su propio trabajo “A pesar de los elogios, cuando veo mi propio trabajo sé perfectamente lo que hay de bueno pero sobre todo lo que hay de malo y por eso siempre busco mejorarlo.” La otra idea que tiene entre manos este inquieto artista está relacionada con el vino. “Se trata de un proyecto propio con el que me gustaría poder representar la identidad de las bodegas aragonesas” – confiesa García. De momento se encuentra inmerso en la fase de investigación. “Estoy investigando qué tonalidades dan los diferentes tipos de vino, qué papeles podrían aguantarlo mejor…” Aunque no sabe qué hará exactamente parece que no volverá a decantarse por el retrato como ha hecho con el café. “Aunque me gusta mucho el retrato no tengo intención de hacer lo mismo que con el café porque no quiero encasillarme. Lo que sí tengo claro es que me gustaría trabajar con un formato más grande, hacerme con papeles de un metro por setenta, porque siempre tiendo a lo pequeñito y esta vez me apetece trabajar con algo más grande

Parece probable que muy pronto volveremos a disfrutar de un nuevo trabajo de este ambicioso artista.

Acerca de María Espinosa Esteban

María Espinosa Esteban. Colaboradora / Redactora de Ocio Urbano Zaragoza. Licenciada en comunicación audiovisual por la Universidad Rey Juan Carlos. Con experiencia en diferentes medios de comunicación ha trabajado como redactora en el diario Equipo, Radio Zaragoza (Cadena SER) y Localia Zaragoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top