Domingo , 22 septiembre 2019
Noticias Destacadas

Balance de los 25 años del Himno de Aragón

00753_himno

Nos ha llevado el tiempo al confín de los sueños. 
Un nuevo día tiende sus alas desde el sol. 
Oh tambores del cierzo, descorred ya las nubes, 
y a las cumbres ascienda la voz.

El paso de los siglos trazó su destino 
que llama a la justicia y a la libertad. 
Germinarán los campos, abiertos a sus cielos, 
con la verde espiga, los racimos de oro 
y el inmarchitable olivo de la paz.

¡Luz de Aragón, torre al viento, campana de soledad! 
¡Que tu afán propague, río sin frontera, tu razón, tu verdad! 
Vencedor de tanto olvido, memoria de eternidad, 
pueblo del tamaño de hombres y mujeres, ¡Aragón, vivirás!

Resplandece el tiempo; 
llega ya la edad, 
para que la piedra 
sea manantial, 
de enlazar nuestras vidas 
y entonar las voces.

Desde las blancas cimas donde duerme la nieve 
hasta los llanos rojos que mece el aire azul, 
un claro cielo enciende, con la frente en el agua, 
sus coronas radiantes de luz.

Abramos las ventanas, que cante la noche, 
y al ritmo de la vida, en rueda de amor, 
se estrecharán las almas, cogidas de la aurora. 
Brille la esperanza, se abran los caminos 
en la tierra grave como un corazón.

¡Luz de Aragón, torre al viento, campana de soledad! 
¡Que tu afán propague, río sin frontera, tu razón, tu verdad! 
Vencedor de tanto olvido, memoria de eternidad, 
pueblo del tamaño de hombres y mujeres, ¡Aragón, vivirás!

¡Tierra abierta, pueblo grande, Aragón! 
¡Patria mía, patria mía, Aragón!

En los actos institucionales celebrados el pasado 23 de abril con motivo del Día de Aragón, se pudo escuchar una vez más el himno oficial de nuestra comunidad autónoma, himno que se interpretó por primera vez  el 22 de abril de 1989 en el Patio de Santa Isabel de la Aljafería, hace ahora 25 años. El himno se había aprobado por el Pleno de las cortes tan sólo dos días antes, y no sin generar cierto debate en la cámara.

Fotografía del Patio de Santa Isabel

La música del himno es obra del famoso compositor turolense Antón García Abril, mucho más conocido por sus numerosas bandas sonoras de películas aragonesas, que por ser el autor del himno, mientras que la letra debe  la autoría conjunta, a los poetas y escritores aragoneses Ildefonso  Manuel Gil, Ángel Guinda, Rosendo Tello y Manuel Vilas.

Para  conocer el debate que creó la aprobación del himno, nada mejor que leer el artículo aparecido en la Revista Andalán tras la muerte de José Antonio Labordeta con motivo de la reapertura del debate sobre el cambio de himno. En dicho artículo se recogen las intervenciones de los representantes de los diferentes grupos políticos presentes en la sesión de cortes en la que se aprobó el himno. El himno fue aprobado con los votos a favor de los diputados socialistas, los populares y los desaparecidos CDS; y a su vez contó con los votos en contra, de los diputados del PAR y con la abstención de los de IU.

Los representantes del PAR rechazaban el proyecto del himno por considerar que este no tenía la carga representativa que un himno necesita para calar en los ciudadanos. Los himnos están pensados para convertirse en una seña de identidad más de un territorio, como lo puede ser la bandera, por lo tanto deben de ser fáciles y pegadizos para que puedan ser conocidos y cantados por el mayor número posible de ciudadanos a los que esa partitura representa.

Esto es algo que por ejemplo tuvo claro Blas Infante en el momento en que escogió como melodía del Himno de Andalucía, la sencilla música de un canto tradicional religioso que entonaban los segadores del pueblo sevillano de Cantillana, o qué decir del caso asturiano, cuyo himno oficial es el famoso “Asturias patria querida”.

Tanto desde un punto de vista musical, como poético, el himno de Aragón tiene un elevado nivel, pero si tenemos en cuenta que lo más importante en un himno, no son estos aspectos técnicos, sino su función representativa y unificadora,  ahora que se cumplen los 25 años de vida de nuestro himno, quizá sea momento de preguntarse si el actual himno de Aragón cumple con esas funciones.

En mi humilde opinión, la pregunta se responde sola, puesto que la inmensa mayoría de los aragoneses desconocen por completo el himno; motivo por el cual es imposible que  al escucharlo lo reconozcan como algo propio, o simplemente, se sientan representados por él, cuestión que sí sucede con la bandera. Aunque también es verdad que no son comparables los siglos de historia de nuestra bandera o nuestro escudo, con el cuarto de siglo de nuestro himno.

Acerca de Ángel Luis Ibarzo Aldea

Ángel Luis Ibarzo Aldea. Colaborador/Redactor en Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia de Zaragoza. Licenciado en Historia en la Universidad de Zaragoza, con Máster en Historia Contemporánea. Cuatro años de experiencia en el sector turístico, siendo guía del Castillo de Mesones de Isuela. angelluisibarzo@ociourbanozaragoza.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top