Sábado , 21 octubre 2017
Noticias Destacadas

Ramón Perdiguer: “El cine ayuda a la imaginación y contribuye al conocimiento”

Pocas personas representan la pasión por el cine como Ramón Perdiguer, zaragozano de 87 años que preside la Tertulia Perdiguer. Solo hay que escuchar el detalle con el que, al comienzo de cada sesión, comenta las películas que ha visto y cita los centenarios de actores clásicos o los obituarios del último mes. La tertulia, un colectivo de referencia entre los aficionados al séptimo arte de Aragón, acaba de celebrar su 18 aniversario.

Han pasado 18 años pero la tertulia mantiene su esencia y supone una reunión de amantes del cine. ¿Cómo valora su evolución?

La tertulia se ha ido adaptando desde que comenzó en 1996, año en el que se conmemoró en Zaragoza el centenario del cine español. En la primera reunión estuvimos solo 13 personas, pero ahora la tertulia cuenta con alrededor de 40 miembros. Lo bueno es que se ha incorporado gente joven e incluso vienen padres con sus hijos. En el lado negativo, por desgracia en este tiempo han fallecido algunos compañeros.

En la tertulia conviven opiniones muy distintas, desde los aficionados a los clásicos a quienes apuestan por un cine más intelectual. El debate resultará enriquecedor.

Sí, el contraste de pareceres es muy bueno. Escuchas la opinión de un compañero y descubres aspectos en los que no te habías dado cuenta o compruebas que estabas equivocado. Cada uno entiende el cine a su manera. Por ejemplo, a mí me suelen gustar las películas por el trabajo de un actor, por el tema que tratan o por sus lugares de rodaje. En cualquier caso, siempre veo un filme de principio a fin y me interesa leer antes las declaraciones de los directores para entender mejor la obra.

Ramón Perdiguer, en el piso donde tiene su archivo y se celebra la tertulia

Ramón Perdiguer, en el piso donde tiene su archivo y se celebra la tertuli

Las reuniones se celebran en el piso donde guarda su completo archivo, todo un museo para el disfrute del cinéfilo.

Todo el material está inventariado. Tengo miles de libros, obras de teatro, folletos, revistas, así como centenares de películas, escritos, etc., incluso guardo recibos del cineclub. El archivo está a disposición de los tertulianos, me siento orgulloso de compartirlo y de transmitir conocimientos. Por ejemplo, con la colección he ayudado a escribir tesis sobre cine. No voy a ser eterno y me gustaría que los que sigan en la tertulia utilicen y aprovechen el material.

Las sesiones se guían por un ritual característico.

Siempre se celebran el último sábado de cada mes. Asimismo, al aumentar el número de asistentes comprendimos que había que llevar un orden, de ahí que el moderador lleve una campanilla para controlar la duración de las intervenciones.

¿Recuerda la primera vez que estuvo en una sala de cine?

La primera película que recuerdo haber visto en el cine es ‘El arca de Noé’, de Michael Curtiz, estrenada en Zaragoza en 1930, cuando apenas tenía tres años. Vivía junto al antiguo convento de las Carmelitas descalzas de Santa Teresa y a las hijas del hortelano les encantaba el cine y me llevaron. Cuando vi las escenas del diluvio les pregunté si podríamos volver a casa con tanta lluvia. También iba a menudo con mis padres. Ya de niño me apuntaba todas las películas que veía, aunque perdí la lista.

Le apasionan tanto el cine musical como el mudo. ¿Cuál es su película favorita?

‘Cantando bajo la lluvia’ por su manera de narrar el paso del cine mudo al sonoro y por su números musicales.

Es un experto en la vida y la trayectoria artística de Greta Garbo. ¿Qué le apasiona de ella?

Ya desde joven me fascinaba su estatus y comprendí que tenía un ‘glamour’ que no todas las actrices conseguían. Greta Garbo representa la perfecta combinación de la voz y el físico, de 1926 a 1929 fue una estrella del cine mudo y después, a partir de 1930, del sonoro. Ahora puede parecer que era una actriz fría, pero se le ha tratado injustamente.

En los últimos años se han cerrado varios cines en Zaragoza y ha bajado el número de espectadores. ¿Qué siente como aficionado?

En su momento llegó a haber hasta 32 cines grandes a la vez en Zaragoza, y ahora  es una pena estar solo o con poca gente en la sala. Si es una comedia y hay mucho público, la risa de los asistentes te contagia.

¿Cómo valora la calidad del cine actual?

Hay películas y actores estupendos, pero es necesario seleccionar lo que se ve.

¿Qué significa para usted el cine?

El cine ayuda a trabajar la imaginación, contribuye al conocimiento, en mi caso también implica amistad y, en definitiva, es un compendio de muchísimas cosas.

Acerca de Enrique Abenia Picazo

Colaborador/Redactor de Ocio Urbano Zaragoza en la sección de cine. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra, se ha especializado en temas cinematográficos (críticas, artículos, entrevistas y cobertura de festivales). Escribe críticas de cine en 'Heraldo de Aragón', medio en el que colabora tras su experiencia de cinco años como redactor, y coordina la web y la revista digital de 'Cinemascomics.com'. También colabora en 'La culpa es del script' y en las secciones de cine de los programas radiofónicos de On the air Producciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top