Sábado , 20 enero 2018
Noticias Destacadas

San Valero “rosconero y ventolero”, patrón y obispo de Zaragoza

Los 29 de enero se podría decir que Zaragoza despierta con un leve aroma a roscón  sino fuera por que ese día siempre hace acto de presencia otro clásico del invierno zaragozano ¡el cierzo!, haciendo así verdad año tras año el refrán que dice:  “San Valero rosconero y ventolero”. San Valero no es un santo más, de los muchos que tienen alguna  vinculación con Zaragoza, San Valero es ni más ni menos, el patrón de nuestra ciudad.

 Valero o Valerio como sería el nombre en su época, parece que nació en nuestra ciudad hacia la mitad del siglo III de nuestra era, lo que es seguro es que a finales de ese mismo siglo, era él el que ocupaba la sede cesaraugustana y que como obispo de Zaragoza participó en el Concilio celebrado en la ciudad granadina de Elbira en el año 306. Cuenta la historia que debido a la persecución de los cristianos que ordeno el emperador Diocleciano, Valero fue apresado en Zaragoza junto con su diacono Vicente y que juntos tuvieron que viajar hasta Valencia donde Vicente fue martirizado, pero no así Valero que consiguió escapar del martirio y sano y salvo logro  burlar  la persecución romana refugiándose en las montañas oscenses, donde finalmente murió y donde se empezaron a venerar sus restos.

Tras la muerte de Valero se van sucediendo los siglos,  los poderes y las religiones dominantes  se van solapando unas a otras, pero lo que parece estar claro es que los siglos de dominio musulmán no hicieron que Zaragoza olvidará la  figura de su antiguo obispo Valero, por lo que cuando se restituyó el Obispado de Zaragoza, tras la reconquista llevada a cabo por las huestes de Alfonso I el Batallador en el año 1.118, la nueva Iglesia Cesaraugustana tomó a Valero como protector y patrono, y solicitó a la catedral de Roda de Isabena que le enviara sus reliquias.

San-Valero1Zaragoza no consiguió en aquel momento que recibir los despojos de Valero al completo, pero sí que logró un primer pedazo del santo, más concretamente un hueso del brazo, hueso que protegido en un su debido relicario de plata  sigue dandose a la veneración de los fieles todos los 29 de enero, en la capilla que el Santo Obispo tiene dedicada en La Seo. Pero la ciudad no se conformó con esa pequeña reliquia y continuó en su empeño de recuperar el cuerpo de Valero. Pocos años después llegó a la ciudad una reliquia de mayor importancia que la anterior, nada más y nada menos que el cráneo. Una prueba del gran valor que la Iglesia Zaragozana dio siempre a esta reliquia, es que siglos después, más concretamente en 1.397,  el Papa Luna decidiera regalar un gran busto relicario para contener el cráneo de Valero, busto que lejos de reproducir los rasgos de Valero, parece ser que los que reproducía era los del mismo donante, es decir que el busto de San Valero puede considerarse un retrato del illuecano Benedicto XIII.

San_Valero_Francisco_de_Goya

Zaragoza custodia pues varias reliquias, así como numerosas imágenes de su patrón , algunas de ellas de gran merito artístico, como por ejmplo el San Valero que pintara Goya en 1.780 en la cupula Regina Martirium del templo del Pilar, en la que por cierto además de a San Valero Goya pintó a toda una serie de santos relacionados con la ciudad.

Foto: A.C.

Pero entre todas estas representaciones de San Valero hay una que destaca  por encima del resto, debido tanto a su posicion extratégica como a su gran tamaño, me refiero a la colosal escultura de San Valero que custodia el lado izquierdo de la fachada del ayuntamiento y que fundiera en bronce  Pablo Serrano en 1.965, se trata de una escultura de grandes dimensiones (4’63 x 1’85 x 2’56 m)  que refleja muy bien el peculiar estilo del escultor turolense. Cuando en los años 50 se proyectó el nuevo ayuntamiento se decidió colocar en su fachada dos esculturas; una seria la del Angel Custodio de la ciudad y para la otra primero se pensó en San Jorge como patrón de Aragón, pero finalmente se optó por el patrón de la ciudad y por encargaron estas dos figuras a Pablo Serrano.

En los últimos siglos el peso de San Valero como patrono y referente devocional en el imaginario colectivo de la ciudad ha ido disminuyendo a la misma velocidad que crecía la devoción a la Virgen del Pilar, consolidandose esta última como indiscutible referente devocional en la ciudad , empequeñeciendo así por simple comparación cualquier otra festividad tanto religiosa como cívica, pese a lo cual el 29 de enero sigue siendo un día destacado en el calendario zaragozano, en el que no puede ni debe faltar el clásico roscón y en el que podemos aprovechar el día de fiesta para, entre otras actividades programadas, visitar el edificio del ayuntamiento, que abre sus puertas a todos los ciudadanos para festejar el día de su patrón.

Acerca de Ángel Luis Ibarzo Aldea

Ángel Luis Ibarzo Aldea. Colaborador/Redactor en Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia de Zaragoza. Licenciado en Historia en la Universidad de Zaragoza, con Máster en Historia Contemporánea. Cuatro años de experiencia en el sector turístico, siendo guía del Castillo de Mesones de Isuela. angelluisibarzo@ociourbanozaragoza.es

One comment on “San Valero “rosconero y ventolero”, patrón y obispo de Zaragoza

  1. Glory on said:

    Enhorabuena a Ángel L. Ibarzo Aldea!
    Me ha encantado su exposición acerca de nuestro Patrón.
    Se agradecerán sucesivas lecturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top