Miércoles , 21 febrero 2018
Noticias Destacadas

Inicios de un artista forastero en Aragón: el Retablo del Pilar de Damián Forment

Retablo PilarAunque fuese extraño, un artista forastero recién llegado a Zaragoza como era Damián Forment consiguió la realización de una de las obras cumbre del renacimiento español, el Retablo de la Basílica del Pilar. Descubriremos las características que hacen de este retablo ejemplo de belleza por la conjunción de los estilos gótico y renacentista, y que da paso a la realización de otras magníficas obras del autor en terreno aragonés.

Las primeras noticias que se tienen de Damián Forment en Zaragoza datan de 1509. Damián Forment había nacido unos treinta años antes en Valencia, ciudad donde comenzó a trabajar, y donde ya demostró  la influencia italiana que se encuentra en sus obras. Es en Zaragoza cuando añade a estas influencias italianas y nórdicas, las características propias de la escultura aragonesa del siglo XV, y donde se establece con todo su taller, tan necesario para afrontar una obra de gran envergadura, como fue la del retablo que nos ocupa.

Vista General

Vista General del retrablo de Damián Forment.

La obra del Retablo del Pilar se realizó en dos fases diferentes, contratadas por separado. Al ser una obra tan compleja  fue necesario una importante inversión por parte del cabildo, que además fue sustentada por las aportaciones económicas de personajes de la talla del rey Fernando el Católico y su mujer Germana de Foix, entre otros. La finalidad de la contratación era lograr un retablo mejor que el de la Seo, magnífico,  y realizado en alabastro policromado con guardapolvo de madera dorada.

En primer lugar, se abarcó la construcción del sotabanco y banco, entre 1509 y 1512. Esta es la zona que mayor influencia italiana presenta, al distribuirse el espacio con guirnaldas, balaustres, pilastras… y presentar elementos decorativos como tondos, cintas y lazos.

Relieve del Banco

Relieve del Banco.

En el banco se desarrollan siete escenas que aluden a los gozos de la Virgen. Cada una de estas escenas está cornonada por la clásica venera (concha) renacentista, que sin embargo es cubierta por un dosel de claro estilo gótico. Por tanto, podemos observar la convivencia de los dos estilos, el gótico y el renacentista; hecho que también ocurre en el estilo y desarrollo de las siete escenas, puesto que algunas presentan un estilo renacentista de influencia italiana, mientras que otras son de estilo gótico, o con mezcla de ambos. En los laterales, se encuentran dos puertas con las esculturas de Santiago y San Braulio.

Una vez realizada esta primera fase, se ejecutó el cuerpo del retablo de 1512 a 1518. En esta zona de gran tamaño, se representan en la zona inferior las tres escenas principales de la obra; la Presentación de Jesús en el Templo, la Asunción de la Virgen y la Natividad de María. En las tres escenas encontramos esculturas que van más allá del altorrelieve para convertirse prácticamente en esculturas de bulto redondo casi de tamaño natural y de estilo puramente clásico.

Encontramos sobre la escena central de la Asunción un expositor ovalado coronado por la imagen en relieve de Dios Padre (carecterística típica de los retablos aragoneses) , y todo un desarrollo de más de cincuenta esculturas y doseles de alabastro con pináculos, que se extienden más allá del cuerpo para llegar al guardapolvo dorado que rodea completamente el perímetro del cuerpo del retablo.

La realización de esta magnífica obra en la Basílica del Pilar, implicó para el autor y su taller la concesión de varias obras más en la capital aragonesa. Entre estas nuevas obras, destacan el retablo de la iglesia de San Pablo y el de la iglesia de San Miguel de los Navarros. Traspasando las fronteras provinciales, en 1520 Forment firmó el contrato para la ejecución del retablo de la catedral de Huesca, obra que se convertirá en la segunda gran obra aragonesa del autor.

 

Acerca de Patricia Alvarez Zamora

Patricia Álvarez Zamora. Colaboradora/Redactora de Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense y diplomada en Restauración, especialidad en Pintura. Máster en educación para el profesorado. Con diez años de experiencia en el ámbito de la Restauración, varios trabajos realizados en el Museo Nacional Centro de Arte de Reina Sofía y en la Catedral de Tarazona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top