Jueves , 19 julio 2018
Noticias Destacadas

Tesoros lacados japoneses en el Museo de Zaragoza

mueble

Tansú (mueble lacado en oro)
Japón, s. XVIII

El Museo de Zaragoza, en su sede central en la Plaza de los Sitios, alberga la Colección de Arte Oriental Federico Torralba. Dicha colección, creada por el catedrático de Historia del Arte Don Federico Torralba Soriano, reúne piezas procedentes de Japón, China, Corea, Tailandia, Birmania, Tíbet, Nepal, y en ella están representadas todas las manifestaciones artísticas: escultura, pintura, grabado, libros ilustrados, objetos lacados, cerámicas y porcelanas, y otros objetos, como muebles, biombos, etc.

Los gustos personales del coleccionista le hicieron inclinarse especialmente hacia la adquisición de obras de origen japonés, siendo éstas las más numerosas. Dentro del conjunto de piezas japonesas, encontramos una serie de objetos que, si bien responden a distintas tipologías, representan temas diferentes y tienen tamaños muy variados, tienen en común la técnica con la que fueron elaborados: la laca.

caja

Suzuribako (caja lacada)
Japón, s. XVIII

arca

Arca de viaje (madera lacada)
Japón, s. XVII-XVIII

La laca es un tipo de resina que se obtiene del árbol Urushi no ki, que se encuentra en Japón, y que, refinada, consiste en un barniz utilizado para recubrir una gran variedad de objetos, aportándoles resistencia, impermeabilidad y cualidades artísticas. El trabajo de los artesanos de la laca ha sido tenido en gran consideración, ya que el lacado es un proceso meticuloso, debiéndose aplicar un gran número de capas para que la laca adquiera las cualidades deseadas.

portapinceles

Portapinceles(marfil y laca)
Japón, s. XIX

Los objetos lacados han tenido siempre un altísimo valor artístico en Japón. Los artistas han elaborado verdaderas obras de arte, utilizando distintas técnicas de decoración, entre las cuales se encuentran la aplicación o incrustación de materiales (madreperla, metal, placas de laca u otros materiales), la talla (bien de la laca aplicada o a priori del objeto de madera sobre el que se aplica la laca), o decoración pictórica con distintos tipos de pintura, en algunos casos incluyendo aplicación de polvo de oro o plata. Otra tipología muy característica son las piezas monocromas, en color rojo y negro.

inro

Inro (estuche lacado)
Japón, s. XVIII-XIX

Los objetos a los que se aplicaba la laca eran muy variados, tanto en función, como en tamaño y material. Podemos encontrar desde los pequeños inro (estuche con compartimentos que se colgaba del cinturón del kimono y servía para guardar objetos personales) hasta grandes piezas de mobiliario, pasando por arcas de viaje, estuches y cajas, bandejas, etc.

 

Las piezas lacadas japoneses eran tan admiradas en Occidente que se intentó recrear el aspecto de las mismas, dando lugar a los muebles de aspecto acharolado propios del rococó francés. Sin embargo, los ebanistas occidentales no contaban con el barniz de la laca que se obtenía en Japón, esa laca que aporta a los objetos una elegancia y una belleza incomparables, haciendo que pasen de ser meras piezas de utilidad a convertirse en verdaderos tesoros.

Podéis contemplar una amplia selección de tesoros lacados japoneses en el Museo de Zaragoza

Acerca de María B.Cortés

María Barriga Cortés. Colaboradora/Redactora en Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y especializada en las áreas de Investigación y Educación en Museos mediante el estudio de masters. Especializada en cuestiones de género en el arte y la historia del arte y en el estudio del arte feminista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top