Domingo , 22 abril 2018
Noticias Destacadas

Cuando el museo es en sí mismo una obra de arte: el Museo de Zaragoza

ArcosMuchas son las ocasiones en las que la visita a una colección de arte  o a una exposición temporal, nos hace olvidar que en la mayoría de los casos el edificio que las alberga es en sí mismo una obra admirable en la que detenerse. Éste en concreto podría ser el caso del edificio de la Plaza de los Sitios, que desde 1.910 contiene la colección de Bellas Artes del Museo de Zaragoza.

Este edificio localizado en la Plaza de los Sitios, contiene la muestra de Bellas Artes del Museo de Zaragoza, colección cuyo origen se remonta a la desamortización de bienes eclesiásticos del siglo XIX. El museo abrió sus puertas en 1.848, siendo 1.910 la fecha en la que la colección fue trasladada al edificio que ahora nos ocupa.

Interior

Interior.

Ricardo Magdalena y Julio Bravo, fueron los arquitectos encargados del diseño de los planos del edificio, en principio destinado a la Exposición Hispano-Francesa, que conmemoraba los 100 años de los Sitios de Zaragoza. Y es precisamente esta exposición, de 1.906 a 1.908, la que representa el punto culmen del nuevo estilo Modernista, que había empezado a desarrollarse desde los inicios del siglo XX.

El Modernismo zaragozano muestra diferencias respecto al europeo y al catalán, al incorporar en sus edificios características propias de la tradición local. Ejemplos de ellas y diferenciadoras del estilo zaragagozano, que podemos ver en el edificio del museo, son el empleo del ladrillo (algo propio de la zona del valle) en detrimento del uso de la piedra; el mantenimiento de interiores sobrios más al estilo decimonónico en contraposición con las fachadas más modernas; planta con gran desarrollo del pasillo, y la potenciación del empleo de estructuras metálicas de hierro, acero y cristal.

Fachada y Galería

Fachada y galería.

El edificio se desarrolla en planta cuadrangular en torno a un gran patio, con un realce en forma de torre en el centro de la fachada central, que contiene una galería cubierta en la que podemos observar las esculturas alegóricas de las Bellas Artes (escultura, pintura y arquitectura), obra de Carlos Palao. En el resto de las fachadas, encontramos tondos con las efigies de grandes artistas españoles (especialmente aragoneses).

Ricardo Magdalena, fue uno de los arquitectos modernistas que cumplió perfectamente la característica del empleo del ladrillo como material constructivo (como podemos ver en otras de sus obras como el Matadero, la Facultad de Medicina…), ladrillo visto en las fachadas,  combinado en este caso con aleros de madera, aludiendo así a los patrones que seguían en Zaragoza las casas de las familias nobles.

El interior se forma por un vestíbulo de grandes dimensiones por el que se accede al patio, gran espacio central que en su día fue transformado en jardín, cuyas cuatro crujías forman en el piso superior una galería corrida de arcos de medio punto construida en este caso en piedra, y rematada por un alero de madera. En concreto, y siguiendo  las características descritas, la estructura del patio y la disposición de los aleros del edificio del museo, recuerda a la que podemos ver en el Patio de la Infanta de la casa Zaporta, actualmente expuesto en la capital aragonesa.

Patio

Patio.

Como apunte final, decir que en este caso la incorporación de los elementos metálicos que se observa en las columnas y zapatas de estilo toscano, construidas en hierro fundido.

Para mejorar su función museística, en los años 70 el Ministerio de Cultura realizó una serie de reformas y obras de adecuación de los espacios, con cerramientos, creación de zonas de almacenaje, e instalación de sistemas de control climático, lo que posteriormente conllevó la reordenación de la colección para adecuarse a las nuevas corrientes de estilo expositivo.  Por tanto, nos encontramos ante un edificio creado como obra de arte en sí mismo, que tras las reformas pertinentes, cumple una importante función cultural gracias a la cual se mantiene vivo y abierto al público.

 

 

 

 

Acerca de Patricia Alvarez Zamora

Patricia Álvarez Zamora. Colaboradora/Redactora de Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense y diplomada en Restauración, especialidad en Pintura. Máster en educación para el profesorado. Con diez años de experiencia en el ámbito de la Restauración, varios trabajos realizados en el Museo Nacional Centro de Arte de Reina Sofía y en la Catedral de Tarazona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top