Viernes , 19 abril 2019
Noticias Destacadas

El Ambos Mundos, uno de los lugares más populares de Zaragoza durante más de siete décadas

   PICT0051Leyendo el libro “Palmeras en la nieve” de la aragonesa Luz Gabás, encontré una referencia al desaparecido café Ambos Mundos. La trama del libro nos sitúa en la Zaragoza de los años cuarenta del siglo pasado, los protagonistas viajan a la ciudad desde su pequeño pueblo en el Pirineo y ellos al igual que hacían el resto de viajeros al llegar a nuestra ciudad, hacen dos visitas ineludibles: la primera al Pilar a ver a la Virgen y la segunda al famoso café Ambos Mundos, que se conoce como el café más grande de Europa.

Esta misma afirmación sobre la gran fama y prestigio del café, se hacía ya en 1934 en un artículo publicado en la revista Blanco y Negro, donde se aseguraba que no había en toda España un café con más merecida fama que el Ambos Mundos, por lo que todos los forasteros que llegaban a Zaragoza iban rápidamente a conocer el sitio del que tanto oído hablar en sus lugares de origen, para de regreso a sus casas poder comentar ellos también las virtudes del local, convirtiéndose así los ocasionales clientes del café en sus mayores propagandistas. Todas estas referencias a la fama de la que gozó este desaparecido rincón zaragozano, me animaron a repasar su historia un poco más detenidamente.

edificio del ambos mundos

Edificio en cuyos bajos se ubicaba el Ambos Mundos.

El Ambos Mundos se abrió el día uno de octubre de 1881, estaba ubicado en el paseo de la Independencia, paseo que se había  diseñado en la década anterior convirtiéndose desde un principio en el símbolo de la ampliación burguesa de Zaragoza. Una de las características que hicieron más famoso al Ambos Mundos y que se señalaba siempre en su propaganda fue su gran tamaño, no en vano el local ocupaba los bajos de toda una manzana de viviendas. Sus grandes salones llegaron a contar con un total de 308 mesas, mesas de mármol y forja, que según las noticias de la época en muchas ocasiones resultaban insuficientes para aposentar al gran número de clientes que abarrotaban el local. No podemos afirmar que fuera el café más grande de Europa, pero sin duda ninguna sí que fue el café más grande de España, así como uno de los más conocidos en todo el país.

cafe ambos-mundos

Interior del Ambos Mundos en los años 20.

El café se componía de amplios salones solo divididos por hileras de delgadas columnas decoradas e iluminados por grandes ventanales que se abrían a un jardín exterior, todo esto daba  una impresión muy diáfana del local, tal como podemos apreciar en las primeras fotografías que se conservan. En 1930 y después de 50 años de trayectoria, el café fue sometido a una profunda remodelación que eliminó la decoración decimononica y le dió un aire mucho más moderno.

                      cafe ambos mundos años 30 despues de la reforma

Interior del Ambos Mundos tras la reforma de 1930.

Otro de los atractivos del Ambos Mundos fue la calidad de los músicos que ambientaban sus veladas, es fácil encontrar en prensa de tirada nacional referencias al café Ambos Mundos como parada obligada de importantes músicos en sus largas giras. Por ejemplo el maestro Luna, famoso compositor de zarzuelas, también trabajó durante un tiempo en el Ambos Mundos como músico.

Pero como nos indican las fuentes, el Ambos Mundos no sólo fue un importante centro de ocio, este café fue también escenario de destacados enfrentamientos sociales y políticos. Zaragoza fue una ciudad que destacó durante décadas por su gran movilización social y sindical. En la primavera de 1920 se produjo una huelga general que afectó a varios sectores (panaderos, matarifes, conductores, etc) e hizo que la ciudad se paralizara, el clima social en esos días se tensó tanto que incluso se desmanteló un proyecto de atentar contra el gobernador. En el proceso judicial para esclarecer estos sucesos se señaló el café Ambos Mundos como el lugar de reunión de los sindicalistas, y el 12 de noviembre de ese mismo año el gobernador clausuró el local durante un tiempo. Avanzando en el tiempo, en el invierno de 1938 en plena Guerra Civil, apareció una noticia en los periódicos de la España republicana en la que se aseguraba que los hospitales de Zaragoza estaban desbordados tras la batalla de Teruel y que por ese motivo se había habilitado el café como hospital.

Finalmente el dos de septiembre de 1955 el Ambos Mundos cerraba sus puertas de forma definitiva, tras vivir “un ultimo periodo de languidez” como se aseguraba en la reseña que sobre el cierre del café publicó el ABC, los bajos que durante más de siete décadas fueron la sede del conocido café se convirtieron en una sucursal bancaria, como les sucedería después a otros muchos edificios del centro de nuestra ciudad. Siguiendo con las referencias literarias a quien le interese el tema y quiera sumergirse en el desaparecido mundo de los cafés, puede recurrir a La Colmena de Camilo José Cela, donde se refleja muy fielmente como va trascurriendo  la  vida del Café y de su  variopinta clientela.

Acerca de Ángel Luis Ibarzo Aldea

Ángel Luis Ibarzo Aldea. Colaborador/Redactor en Ocio Urbano Zaragoza en la sección de Historia de Zaragoza. Licenciado en Historia en la Universidad de Zaragoza, con Máster en Historia Contemporánea. Cuatro años de experiencia en el sector turístico, siendo guía del Castillo de Mesones de Isuela. angelluisibarzo@ociourbanozaragoza.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top