Miércoles , 18 julio 2018
Noticias Destacadas

La historia de la muralla medieval de Zaragoza

El pasado 4 de abril los zaragozanos nos despertamos con la noticia del derrumbe de parte de la muralla medieval, en concreto el tramo entre la calle Alonso V y la calle Arcadas. Tal vez por lo temprano de la hora, sobre las 6 de la mañana, no hubo que lamentar daños personales. Tan “sólo” la pérdida, una vez más, de nuestro rico patrimonio como ciudad. Repasemos brevemente su historia.

Vista calle de las Arcadas zona de derrumbe

Vista calle de las Arcadas zona de derrumbe.

Estamos en el S. XIV, la muralla romana de piedra se ha quedado pequeña para acoger a nuestros conciudadanos del medievo. Durante el siglo anterior surgen dos nuevas barriadas que rebasan la vieja muralla de los romanos. Se trata de los populares barrios de San Pablo y la Magdalena.

Es en 1357 cuando el rey Pedro IV el Ceremonioso destinó una importante partida de dinero para reconstruir la muralla de origen musulmán. Había que satisfacer las nuevas necesidades de la villa de Zaragoza. El ladrillo sustituyó al adobe: era una época turbulenta. Nuestro rey Pedro IV andaba a la gresca con otro Pedro, el I de Castilla, también conocido como “El Cruel” en la llamada “Guerra de los Dos Pedros”, que enfrentó ambos reinos durante los años 1356-1369.

Los castellanos llegaron a conquistar algunas villas aragonesas, pero la muralla reconstruida de Zaragoza los mantuvo lejos de la capital. Tras la contienda, los sucesivos reyes aragoneses cuidaron de su mantenimiento (¡incluso la reforzaron con sillares de la vieja muralla romana!), pero el paso del tiempo hizo mella en la muralla que perdió su función defensiva y se fue deteriorando. Los zaragozanos aprovecharon el desuso y fueron ocupando parte de la muralla para la construcción de viviendas particulares. Un dibujo del viajero y topógrafo Anton van den Wyngaerde nos muestra la muralla, ya con sus casas adosadas en 1563.

En 1602, viendo el panorama, el concejo de Zaragoza fue cediendo los espacios entre los torreones e incluso la parte posterior de la muralla (actualmente la calle de las Arcadas)  para la construcción de casas de los vecinos a cambio de un módico alquiler

Vista muralla calle Alonso V

Vista muralla calle Alonso V.

Los Sitios de Zaragoza marcan un hito en la historia de nuestra muralla medieval. Como los ciudadanos de 1808 y 1809, la muralla resistió valientemente a los embates franceses. Durante los asedios fueron dañadas algunas de sus puertas, como la del Portillo y la de Santa Engracia. Cien años después, en 1908 se colocaron dos placas homenaje en la sección de la muralla de la calle Asalto que rememoran el heroico comportamiento de los defensores de la ciudad de Zaragoza: “A los gloriosos infantes del ejército que con su incomparable bravura inmortalizaron en la Historia a la Heroica Ciudad de los Sitios. Sus compañeros de armas de la guarnición” reza una de ellas, mientras que la otra hace referencia al lugar dónde fue abatido el coronel Sangenís defendiendo la llamada batería Palafox.

En los años 80 se decidió rehabilitar y poner en valor los restos que quedaban de la muralla medieval. Una muralla  que llegó a tener 8 puertas, entre ellas la célebre Puerta del Carmen (aunque su actual aspecto sea de 1789) y 66 torreones; uno de ellos restaurado en 1988 en la calle Arcadas. En el año 1997 se  puso en marcha el Plan Especial de Protección de la Muralla Medieval, vigente en la actualidad y en 2009 se prosiguió  con los trabajos de expropiación y derribo de casas adyacentes para la consolidación de los restos de la muralla. El año 2010 supuso un “lavado de cara” para la muralla medieval ya que se destinó 200.000 euros para su limpieza y mejora en general.

Derrumbe de la muralla

Derrumbe de la muralla.

A principios del año presente, la asociación de vecinos del Parque Bruil-San Agustín envió una queja al Ayuntamiento sobre el deterioro de la muralla en la calle Asalto. Los vecinos de la calle Arcadas advirtieron que el tramo de la muralla medieval de su calle también sufría daños. Como medida preventiva se colocaron unos andamios y pese a que desde el Consistorio se indicó que no había peligro de caída; el jueves 4 de abril de 2013 la muralla se derrumbó. Y con ella la pérdida de 30 metros de nuestro patrimonio histórico-cultural.

Esperemos que en el futuro próximo, la muralla medieval de Zaragoza siga mereciendo una página en la historia de la ciudad y se recupere pronto.

 

Acerca de Adriana Tejel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top