Jueves , 19 julio 2018
Noticias Destacadas

Entrevista a José Domingo, autor del mejor tebeo español: “El cómic en formato digital todavía está en fase de establecerse”

Con sólo unos años ya devoraba los cómics y ahora ha conseguido convertir su primera novela gráfica en la mejor obra de autor español en la última edición del Salón del Cómic de Barcelona celebrado a comienzos de mayo. José Domingo, nacido en Zaragoza en 1982, necesitó algo más de seis meses para crear en su estudio de Galicia “Aventuras de un oficinista japonés” (Bang, 2011). Un tebeo mudo y “alocado”. Formado bajo la licenciatura de Bellas Artes, se define autodidacta; a lo que añado bromista y perseverante.

¿Qué va a encontrar el lector en “Aventuras de un oficinista japonés” (Bang, 2011)?

Es la alocada vuelta a casa de un sencillo oficinista que ni de lejos se imagina el jaleo descomunal en el que se va a ver envuelto. Es una obra muda y con una premisa narrativa peculiar, que juega con las restricciones narrativas para crear su propio ritmo de lectura y sorprender y divertir al lector en cada viñeta.

No sólo eres el autor del tebeo, también apareces… ¿cuándo y por qué?

Aparezco así como a mitad del álbum como dibujante esclavizado en el infierno, junto con mis compañeros de estudio (David Rubín, Alberto Guitián, Roque Romero y Bernal Prieto) en una especie de broma privada sobre el oficio de dibujante, que tiene algo de infernal, aunque se lleve con gusto.

¿Cuál es tu fuente de inspiración?

Muchas cosas, desde la música y el cine a la literatura o los videojuegos. Todo entra a formar parte del imaginario personal de cada uno y finalmente se regurgita en tu propia creación después de pasar por muchos filtros mentales y un tiempo de maduración.

¿Sorprendido por el premio?

Sí, mucho, este año había muchas obras nominadas, más que en anteriores ocasiones y todas de una calidad excepcional, lo que demuestra el nivel altísimo que hay en el cómic español.

¿Qué es lo que más te gusta o destacarías de Aventuras de un oficinista japonés”? Es decir, ¿cuál es la clave de su éxito?

Creo que se trata de una obra llamativa por su premisa juguetona, con la narrativa, con el proceso creativo y las ganas de divertirse y divertir; que ello le haya llegado a la gente y hayan conectado con el tebeo es fantástico, la mejor recompensa al trabajo empleado en el tebeo.

¿Es un proyecto en continuidad? ¿Podría convertirse por ejemplo en un videojuego?

Por ahora no, ¡ que yo sepa! Pero creo que sería muy divertido planteárselo en otro medio y posiblemente sólo un videojuego podría conseguir el nivel de interactividad con la historia que tiene el cómic. En cualquier caso, de continuar las aventuras de nuestro pobre oficinista, no sería en forma de un nuevo libro, creo que esa vía ya está explorada.

¿Alguna manía o superstición a la hora de ponerte ante un papel en blanco?

(Risas…) Aparte de empezar a dibujar las obras cuando hay luna nueva, que mi posición en la mesa de dibujo sea exactamente de 67º con respecto a la ventana (siempre situada a mi izquierda) y la necesidad de someter mi trabajo a la supervisión de Sandro Rey cada quince días, creo que no. (Por supuesto todo es broma, no tengo ningún manía, asegura)

Tu nombre ha aparecido mucho en los medios durante los últimos días ¿te abruma la fama?

Bueno, es normal después de que te hayan dado un premio, lo asumo como algo pasajero y que también es parte del trabajo, en cuanto a promocionar la obra. El día que empiece a tener paparazzis en la puerta de casa me empezaré a preocupar, pero no creo que pase, sinceramente.

¿Cómo empezó tu inquietud por el cómic? ¿Dónde aprendiste? ¿Tu familia te apoyó?

Los cómics me han gustado desde que era un enano, devoraba Mortadelos, Superlópez, TBO, cómics de superhéroes, etc. El oficio de dibujante de tebeos es algo bastante autodidacta. He recibido clases de dibujo artístico, me licencié en Bellas Artes y he leído bastantes libros de “cómo dibujar”, pero la narrativa de cómic, el ritmo o la forma de plasmar tus ideas en dibujos se aprende haciendo y fijándose en trabajos de otros autores.  Mi familia siempre me ha animado a hacer lo que yo quería y como veían que lo de dibujar era lo único en lo que era constante… nunca he oído eso de “hijo, ¿por qué no estudias Ingeniería y ya luego en tus ratos libres, vas haciendo tus dibujitos?”.

Nacido en Zaragoza y desde hace más de 20 años en Galicia ¿en Aragón sería más difícil desarrollar tu trabajo?

Ya que me vine a Galicia muy pequeño, con ocho añitos apenas. De todas formas creo que es una situación generalizada y común a casi todas las regiones del país, salvo quizá en las grandes ciudades donde hay más oportunidades y variedad de actividades empresariales y comerciales donde puede encajar un dibujante. El principal problema que encuentro a nivel general es una cierta marginación del cómic y la ilustración con respecto a otros medios expresivos, no tiene el lugar que se merece como industria ni como medio artístico; ni por parte de las instituciones, ni a nivel del público mayoritario, que muchas veces no se plantea el trabajo que hay detrás. Imagino que es una cuestión de educación, se nos enseña que las materias importantes son otras, desdeñando la expresión personal y la comunicación, y también es una cuestión de marketing o, directamente, de pasta invertida y, en consecuencia, de visibilidad y consideración social.

Por otro lado, aún hay ciertas ideas preconcebidas sobre el medio que hacen que sea un poco guetto, como que es algo para entendidos, para frikis, que sólo hay superhéroes y manga o que es una cosa para niños. Nada más lejos de la realidad, en el cómic, como en la literatura o el cine, hay obras de toda condición, es un medio maduro y con un potencial para contar historias que abarca cualquier género o temática que se nos ocurra, sólo hay que rascar un poco la superficie.

La ilustradora estadounidense Sarah Glidden afirmó en el Salón del Cómic que éste es un buen soporte para el periodismo ¿Opinas lo mismo?

Sí, por supuesto, igual que para muchas otras temáticas o propósitos, y ahí están Joe Sacco o Guy Delisle para confirmarlo. Igualmente es un vehículo enormemente interesante para cuestiones didácticas o divulgativas, biografías, etc. Son géneros que a lo mejor hasta ahora no estaban demasiado explorados en cómic, pero actualmente el medio es lo suficientemente maduro para producir esas obras.

¿El ilustrador está en continua crisis?

Se valora poco el trabajo de dibujo en general y eso redunda en muchas ocasiones en precios muy bajos para el trabajo que hacemos. También se trata de un trabajo mayoritariamente desarrollado por autónomos, lo que te obliga a estar continuamente moviéndote para buscar trabajo, esto comporta un cierto nivel de inestabilidad e incertidumbre,pero hay muchas vías abiertas también.

Hablemos del futuro, acabas de publicar un cómic digital sobre un perro llamado “El gran Flaffy” ¿Cómo ha sido su aceptación? ¿Lo digital puede ayudar a dar un fuerte empujón al mundo de los tebeos?

Aún no tengo mucha idea de la acogida que está teniendo porque está muy reciente, pero esperemos que sea buena. El cómic en formato digital todavía está en fase de establecerse, hay diversas tentativas acerca de cómo distribuirlo y comercializarlo y por ahora, al no haber una vía clara de acceso al público todavía no acaba de despegar, pero está claro que en un futuro próximo va a ser un vehículo muy importante para los tebeos.

¿Alguien te lo dio a ti?

Sí, mucha gente, desde la propia editorial que ha publicado “Aventuras de un oficinista japonés”, Bang Ediciones, a la gente que me dio en su día diversas oportunidades de trabajo o de publicación, como la productora de animación donde trabajé durante tres años y que supuso mi primer trabajo profesional como dibujante a mis compañeros de Polaqia, que me acogieron en el colectivo o el tristemente desaparecido Benito Losada, que quiso contar con mi trabajo en varias exposiciones de cómic que organizó, todos ellos indispensables en mi carrera.

3 consejos para ilustradores de cómic que están empezando…

Perseverar, perseverar y perseverar. Y tratar de buscar tu propia voz como autor.

 10.000 euros de premio ¿para…?

Para seguir dibujando y produciendo tebeos, ésto es una carrera de fondo.

 

Acerca de Raquel Roselló

Raquel Roselló. Coordinadora del Equipo de Redacción de Ocio Urbano Zaragoza. Licenciada en Periodismo en la Universidad del País Vasco y Ramón Llull. Con diez años de experiencia en medios (televisión, comunicación 2.0, radio y prensa). Ha trabajado como redactora en la Agencia de noticias EFE, informativos Antena 3, programas de actualidad de Aragón TV, Localia TV, cadena Ser, sección de cultura en ABC y coordinando revistas profesionales. raquelrosello@ociourbanozaragoza.es

One comment on “Entrevista a José Domingo, autor del mejor tebeo español: “El cómic en formato digital todavía está en fase de establecerse”

  1. Pingback: El XI Salón del Cómic de Zaragoza vuelve un año más a convertir a Zaragoza en una referencia del mundo de las viñetas y los monigotes | Ocio Urbano Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top